Internacionales

Votantes indignados darán nuevo rostro a UE: M5S

Luigi Di Maio acaba de cumplir 30 años y su nombre ya se baraja como candidato a la jefatura del gobierno de Italia. Él es el nuevo líder del partido euroescéptico Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que podría sacar provecho del viento a favor de los populistas en Europa y en el mundo, especialmente con la victoria del Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Los votantes indignados darán a Europa un nuevo rostro en los próximos dos años, afirma Di Maio en entrevista aquí, en la capital italiana. Esa transformación podría comenzar el 4 de diciembre, cuando se vote en referéndum una amplia reforma constitucional.

Ese podría ser un gran día para el partido que surgió como un movimiento de protesta. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha ligado su futuro político al resultado del referéndum y esa es la razón por la que sus opositores, entre ellos el M5S, están realizando una suerte de campaña electoral a favor del “no”.

Los ciudadanos tendrán que votar si quieren un Estado más eficiente, que se aprueben las leyes de forma más rápida y que el Gobierno sea más estable. De ganar el “no”, no sólo sería una victoria para esta fracción política, sino que también reforzaría a su líder. Además, se abriría aún más la brecha con la Unión Europea.

Renzi dimitiría y hasta las elecciones, que como muy tarde se celebrarían en 2018, el país caería una fase de incertidumbre política. Esa es la razón por la que tanto Bruselas como Berlín ven con preocupación la consulta convocada a principios de diciembre.

Es inevitable que Europa viva cambios cambios radicales, dijo Di Maio. Y no sucederán por inercia, sino que saldrán de las urnas, agregó. “La victoria de Trump desilusionó sólo a todos los analistas y observadores acomodados, que no se han dado cuenta y todavía no han notado cuan indignados están los ciudadanos no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo occidental”, explicó en referencia a la sorpresiva victoria de los republicanos en Estados Unidos.

De esa insatisfacción se nutre el Movimiento Cinco Estrellas desde que lo creara el cómico estrella Beppe Grillo y con la ayuda financiera del empresario de Internet Gianroberto Casaleggio, que ya ha fallecido.

En las elecciones legislativas de 2013 consiguieron el 25.6 por ciento de los votos y se convirtieron en la segunda fuerza política parlamentaria por detrás del Partido Democrático (centro-izquierda) de Renzi. Actualmente, el M5s cuenta ya con el 30 por ciento de los apoyos. Y Di Maio está convencido de que los ciudadanos le darían el respaldo suficiente en las urnas.

“El Movimiento Cinco Estrellas está dispuesto a cambiar el país”, afirmó el joven político. Los críticos reprochan a la formación su deriva populista, mientras sus miembros aseguran que no son ni de izquierdas ni de derechas. “Tenemos la suerte de ser una fuerza política postideológica, joven e independiente. Eso nos permite afrontar los problemas de Italia sin que influyan lobbies, ideologías, o la corrupción”.

Di Maio asegura que no es cierta la acusación de que partido se opone a todo. El Movimiento Cinco Estrellas aboga por defender el medio ambiente, el acceso al agua, un desarrollo sostenible y por ampliar las infraestructuras. “Nos centramos en una serie de temas que los demás ignoran”, dijo. Entre sus peticiones figura una votación sobre la permanencia de Italia en la eurozona, el fin de las sanciones a Rusia, una cooperación con Moscú en la lucha contra la milicia yoihadista Estado Islámico en Siria y en otras partes o no negociar un tratado de libre comercio, que a su juicio daña más que beneficia a Italia.

Di Maio critica a las autoridades de Bruselas y al presidente de la Comisión Europa, Jean-Claude Juncker, al que califica de “caudillo sin legitimidad”. Y además señala a Alemania, pues aunque no quiere echar la culpa a la canciller Angela Merkel de la crisis en los países del sur, precisa: “El sur de Europa está inmerso en la crisis por la dañina convicción de que todos los países de la UE, y en especial de la eurozona, tienen que mantener el mismo ritmo. No estoy contra Merkel, sino contra los políticos que se someten a ella”.

Vestido de forma impoluta, Di Maio, nacido en la ciudad de Nápoles, supone un contrapeso al divertido cómico Beppe Grillo dentro del popular movimiento. Sin embargo, su estilo de mando todavía no se ha puesto a prueba. Llegó en 2013 directamente al Parlamento, abandonando los estudios universitarios, y ahora es vicepresidente en la cámara de diputados y miembro de la cúpula ejecutiva de su partido. En ese recorrido también ha tenido alguna que otra metedura de pata, como cuando dijo que Pinochet era dictador de Venezuela en lugar de Chile.

También a Virginia Raggi, que ha llegado a la alcaldía de Roma por el partido Movimiento Cinco Estrellas, se le reprocha continuamente su falta de experiencia. Di Maio replica: “Nuestros adversarios no nos hacen justicia cuando nos critican por no resolver los problemas en dos meses que ellos no han conseguido resolver en los últimos 20 años”.

  • fovisste-deuda.jpg

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg