Cultura y Turismo

Talla religiosa fue entregada a comunidad de Tlaxcala

foto_home (2)

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Centro INAH Tlaxcala, devolvió recientemente una pieza de arte sacro hurtada en diciembre de 2016, a autoridades y feligreses del Templo de la Candelaria, en el municipio de Sanctórum de Lázaro Cárdenas, de dicha entidad.

La escultura data del siglo XIX y corresponde a un Niño Dios de la Candelaria, según lo expuesto por Alatiel de la Mora Gómez, restauradora del Centro INAH Tlaxcala, quien fungió como perito y comisaria de obra durante el proceso de investigación y recuperación de la pieza. Junto con el director del instituto en la entidad, Eduardo Emilio Velázquez Gallegos, hicieron la entrega del bien religioso a la comunidad, el 31 de enero pasado.

De acuerdo con la especialista, el proceso inició el 27 de diciembre, cuando el Centro INAH Tlaxcala recibió una denuncia anónima en torno al robo de la imagen que, según los testimonios, tuvo lugar el día 26 aproximadamente a las 11:00 horas, luego de haber sido colocada en un Nacimiento para las festividades navideñas.

En respuesta a la denuncia, un grupo de expertos del INAH se trasladó al sitio para elaborar un dictamen y corroborar, a través de testimonios y fotografías proporcionadas por los residentes, las características de la obra sustraída: una escultura de bulto, tallada en madera y de aproximadamente 30 centímetros.

Alatiel de la Mora abundó que el material fotográfico de los pobladores se cotejó con los registros del catálogo de bienes artísticos del Centro INAH Tlaxcala. Posterior a ello, el dictamen fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR), dependencia que quedó a cargo de las averiguaciones y logró asegurar el objeto, tras una denuncia ciudadana el 11 de enero en el municipio tlaxcalteca de Calpulalpan.

“Gracias al trabajo coordinado entre la PGR y el departamento jurídico del Centro INAH Tlaxcala, se elaboró un nuevo dictamen para verificar que se tratara de la pieza hurtada, y una vez comprobado, revisar su estado de conservación”, indicó la restauradora, quien se encargó también de este último examen, con el cual se determinó que la talla no sufrió afectaciones derivadas del incidente.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg