Política

“Ser operador político no es malo”, afirma el titular de Sedesol

IMG_4797

La defensa de la política social del gobierno federal devino en un deslinde del secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, quien negó aspirar a la candidatura presidencial del PRI para 2018.

En la Cámara de Diputados, el funcionario federal reiteró su papel de operador político. Hay operadores de camiones, operadores sociales y operadores electorales, dijo.

Las críticas a su papel como secretario, sus conocimientos y sus acciones hicieron desatinar a Luis Enrique Miranda, quien respondió desafortunadamente –como no se tiene registro en comparecencias de altos funcionarios en San Lázaro– a los cuestionamientos documentados de la diputada Araceli Damián (Morena):
“Me parece que conjuntamente, mal o bien, como diría la diputada Araceli, estamos haciéndolo muy mal; pero mal o bien, estamos reduciendo y tendremos esfuerzos y resultados concretos el próximo año. Me duele, sí, me duele que por un tema de disminución de la pobreza tan simplista usted diga que desdeñamos a una mujer indígena que obtuvo su certificado de primaria, de secundaria; me parece solamente mezquino.
Y si me falta estudiar, desgraciadamente no estudié siquiatría para entenderla a usted, pero eso es otra cosa, repuso ante el asombro de todos en el salón de protocolo de San Lázaro.

Tendría que haber sido mucho más mesurado, se disculpa
Desde su lugar, la académica de El Colegio de México, experta en temas de pobreza, se defendió exigiéndole al diputado Javier Guerrero (PRI): presidente, le pido por favor que le pida al secretario que no me falte al respeto.

Presto, el legislador solicitó a Miranda que se disculpara con Araceli Damián, a lo que el secretario respondió: “a ver, evidentemente el diálogo algunas veces se tornó ríspido, algunas veces se tornó también agresivo no solamente hacia el gobierno de la República, sino a mi persona, que es lo de menos, a las políticas públicas del gobierno. Pero no importa eso; tendría que haber sido mucho más mesurado.

Pido a nombre, como mujer, como diputada, como legisladora y como representante de un partido político, una amplia disculpa que hago por escrito, que hago públicamente y que créanme que en mis próximas comparecencias, en mis próximas visitas con ella no repetiré. Y pediré disculpas personalmente, si no es ahora, el día de mañana, para externarle una extensa disculpa por mi exabrupto y decirle que fue simplemente en el ánimo y en el calor de discutir cosas y temas que nunca debieron llegar a tal.

Horas antes, al continuar la glosa del cuarto Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, Araceli reprochó al funcionario, quien minutos antes la había acusado de observar ese flagelo desde su oficina: llevo estudiando desde hace 20 años este tema; gané la elección en una de las zonas más pobres de la Ciudad de México. Usted se debe poner a estudiar porque no tiene claros los conceptos, lo que usted llama pobreza alimentaria no lo reconoce el Coneval.

El intercambio entre Miranda y la diputada de Morena se suscitó cuando ésta exigió la renuncia al funcionario por su proselitismo al frente la Sedesol:
“Si ya sabe cuál es su trabajo, porque en menos de tres meses en funciones ha realizado 19 viajes proselitistas a 18 entidades. Señor secretario, no fue designado en ese puesto para que lo utilice como agencia de viajes gratuita. Tampoco para que haga propaganda partidista con los recursos públicos… Es realmente deshonroso que esté presente en la entrega de tarjetas de despensas en estados como el de México, Coahuila y Nayarit, de cara a los comicios de 2017.

“Quiero informarle que parches cosméticos como los que hizo Rosario Robles, al incluir el componente productivo, no darán resultado… Quiero decirle que usted no ha hecho bien su trabajo, y que si quiere estar en precampaña, mejor renuncie.”
La respuesta del secretario fue inmediata: “evidentemente, sería poco ético representar y pretender ser presidente de la República o de cualquier cargo público… no sé qué concepto tenga usted de la pobreza o cómo la vea, porque si la ve a distancia, desde su oficina o su curul, sin saber qué está padeciendo la gente en la Huasteca, en Oaxaca o el estado de México, entonces me parece que tenemos visiones muy distintas del problema.
“Ser operador político no es malo; creo que usted también lo es, si no no estuviera ahí sentada. Me parece que entonces, si no es operadora política, su curul no podría estar ocupada por usted… Cuando aprenda un poco de Prospera va a entender que no son transferencias condicionadas.”

  • fovisste-deuda.jpg

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg