Perteneciente a la familia de las caricáceas, la papaya (Carica papaya L) es originaria de las zonas tropicales de México y Centroamérica; crece y se desarrolla mejor en zonas cálidas y húmedas. Cabe mencionar que este fruto cuenta con un gran número de variedades, siendo las más populares en nuestro país la maradol, verde, gialla, cera y chincona.

En la cocina, la papaya se usa para hacer jugos, aguas frescas, licuados, mermeladas, yogures, helados, estofados, sopas, salsas, cremas y postres como gelatinas, flanes y pudines. También se prepara en almíbar, en puré y hasta en té.

La papaya es un excelente remedio para prevenir la fiebre, diabetes, obesidad, hipertensión arterial, estreñimiento, enfermedades del corazón y varios tipos de cáncer. También contribuye al tratamiento de heridas y del acné, así como a la hidratación corporal.

México es el quinto productor mundial de papaya, con una producción anual que supera las 883 mil toneladas. Oaxaca, Chiapas y Colima son los principales productores de este fruto en nuestro país, en donde del mes de marzo a junio se cosecha el 39 por ciento de su volumen nacional.