Sociales

Música, lenguaje universal

Los-mejores-sitios-para-escuchar-musica-por-internet-1-1

“La música es el verdadero lenguaje universal” (Carl Maria von Weber)

La música nos acompaña a diario en casi todo lo que hacemos en casa, en el gimnasio, en el coche, en los restaurantes, en el transporte publico, etc. ¿Conoces a alguien al que no le guste la música? A lo largo de la historia hubo grandísimos compositores y sus obras nos acompañan hasta el día de hoy. Por algo será, ¿no crees?. Hay gustos musicales diversos y muchas actividades asociadas a la música. Los mecanismos no están aún claros del todo en muchos casos, pero el beneficio de la música es indudable. Adentrémonos un poco más en el arte de combinar los sonidos en el tiempo.

La sociedad y nuestro sistema educativo nos hacen creer que la música es algo sencillo. Una asignatura fácil y sin importancia en nuestros currículums. Nada más lejos de la realidad. La música provoca emociones y tiene varios efectos positivos no solo en el aprendizaje per se y desarrollo intelectual. También que ayuda a mejorar la alfabetización, las capacidades auditivas y motrices, la confianza, la socialización, etc. Como nos dice el profesor de Psicología Biológica y Psicología de la Música, Stefan Koelsch: “La música puede variar profundamente el cerebro”.

La musicoterapia se utiliza desde hace años con niños que necesitan educaciones especiales. Por ejemplo, a los niños con autismo les cuesta adquirir habilidades sociales y de comunicación. La musicoterapia personalizada les ayuda a relacionarse con los demás, a mejorar sus problemas de atención y a disminuir sus rituales repetitivos.

Otro ejemplo es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) que se caracteriza por una mayor actividad, impulsividad y por la falta de atención. Al tocar un instrumento, los niños con TDAH se mantienen activos y a la vez disfrutan creando. La música les ayuda a mejorar su comunicación tanto verbal como no verbal, y a integrarse con sus compañeros entre otros efectos.

musicas

Por otro lado, la música puede usarse para ayudar a paliar el efecto devastador de multitud de enfermedades (ej: cáncer o Alzheimer). Muchos pacientes de Alzheimer no recuerdan su nombre, sin embargo reconocen sus temas preferidos y la letra de dichas canciones. Como dice Fátima Pérez-Robledo de la Fundación Alzheimer España, “los recuerdos que más perduran son los que están ligados a una vivencia emocional intensa y la música con lo que está más ligado es con las emociones y la emoción es una puerta al recuerdo”.

La musicoterapia parece reducir la ansiedad de las personas con cáncer y los efectos negativos asociados a la quimioterapia; mejorando su humor, reduciendo su dolor y, en definitiva, mejorando su calidad de vida. Parece que los efectos positivos de la música son indudables.

La música puede, de alguna manera, influir sobre nuestra mente, sobre nuestros actos, y muchas veces de manera subconsciente y sin darnos cuenta. Por ejemplo, la música en una discoteca suele estar alta ¿por qué? Hay estudios que demuestran que un volumen mayor implica un mayor consumo de bebida en menos tiempo.

Además la gente se va más tarde de locales con música que a los que no ponen música. La música de los restaurantes suele ser amena para facilitar las conversaciones, el relax y el disfrute. La música en los centros comerciales cambia según la zona, según la etapa del año, según el producto que se venda, etc. Nosotros no nos damos cuenta, asumimos que es normal. Pero detrás de todo esto, hay muchas veces expertos en neuromarketing, algo muy de moda a día de hoy, que hacen muy bien su trabajo. El efecto deseado en muchos casos es simple: ahorrar costes y que gastemos dinero comprando sus productos.

“Usando los conocimientos neurocientíficos en conjunto con el neuromarketing uno podría predecir el impacto que tendría un tema musical en un spot publicitario”

Otro ejemplo de neuromarketing usando la música está en los anuncios o spots publicitarios, que usan canciones o melodías breves que se llaman jingles y que se mantienen y repiten en el subconsciente de los consumidores. El grupo de Gregory Berns de la Universidad de Emory, un especialista en neuropolítica y neuroeconomía, hizo un estudio donde analizaron la respuesta emocional de adolescentes usando la resonancia magnética funcional.

Las canciones de artistas desconocidos que produjeron una mayor actividad en una determinada zona cerebral, fueron las que al final vendieron más unidades a lo largo de los 3 años siguientes. Esto implica que usando los conocimientos neurocientíficos en conjunto con el neuromarketing uno podría predecir el impacto que tendría un tema musical en un spot publicitario, y por lo tanto en las decisiones de los consumidores.

Ahora entenderéis por qué se invierte tanto dinero en las campañas publicitarias (ej: AT&T, Apple, Pfizer, Red Bull, Coca Cola…). Solo hay que dar con la tecla o combinación adecuada, y listo, todos caemos como moscas y sin darnos cuenta. Llega la Navidad, así que estad alerta.

Para terminar, dos pensamientos de diferentes épocas: “La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo” (Platón) y “el jarrón da forma al vacío y la música al silencio” (George Braque). Por lo tanto, solo me queda decir “¡Música Maestro!”

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg