Cultura y Turismo

Las labradas en Sinaloa son consideradas como sitio ceremonial

foto_home (3)

Durante su ciclo anual, el Sol cubre un trayecto de sur a norte hasta llegar al Trópico de Cáncer, donde parece detenerse. Este fenómeno, conocido como solsticio de verano, se presenta cada 21 de junio marcando una línea imaginaria en el hemisferio norte. La zona arqueológica Las Labradas, en Sinaloa, se localiza justo en el área donde coincide la franja costera del Océano Pacífico con la línea imaginaria del paralelo norte de la Tierra, por eso permite la observación del fenómeno. Posible razón para que una antigua cultura grabara en la superficie de las rocas representaciones alusivas al astro.

Así lo considera el arqueólogo Joel Santos, director del Proyecto Arqueológico Las Labradas (PALL), quien desde hace seis años comenzó la aventura científica de desentrañar las razones de la presencia de cientos de grabados prehispánicos a la orilla del mar. Hasta el momento, los estudios han registrado más de 700 petrograbados en un área de 343 metros, lo cual hace a este lugar único en México y quizá en el continente americano. La mayoría son alusivos al Sol: espirales, círculos concéntricos, inclusive los personajes con el cabello en punta representan rayos solares.

La hipótesis de Joel Santos es que los grabados rupestres se encuentran en un espacio simbólico, no habitacional, y desde ese planteamiento académico, hace seis años se lanzó a buscar rastros de asentamientos de los autores, considerando que debían de encontrarse en los afluentes de agua dulce más cercanos. El PALL delimitó un área de estudio denominada subregión Piaxtla-Quezala, abarcando cuatro municipios (Mazatlán, al sur; San Ignacio y Elota en la parte central y Culiacán al norte).

En la periferia de Las Labradas fueron descubiertos los vestigios de dos culturas asociadas al área nuclear de grabados rupestres: la cultura Chicayota Arcaica (3000-1000 a. C) y la cultura Chicayota Aztatlán (700-1200 d. C.).

Lugar simbólico a la orilla del Pacífico

En Las Labradas, el Sol parece hincharse al atardecer, enrojece y alcanza su mayor circunferencia. Con ese aspecto de bola de fuego se sumerge lentamente en el horizonte salado. Cada día en un punto diferente, hasta que detiene su tránsito en el Trópico de Cáncer y luego emprende su regreso hacia el paralelo de Capricornio, en Brasil.

Joel Santos considera que Las Labradas es un sitio simbólico, consagrado al solsticio de verano por las antiguas culturas que habitaron la llanura costera del Pacífico y cuya importancia tal vez se extendió hacia Durango y Nayarit.

Con motivo del Equinoccio de Primavera, el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Sinaloa (INAH-Sinaloa) ha preparado un programa de actividades de divulgación que pretende dar a conocer la importancia arqueoastronómica de este sitio prehispánico, y recordar que desde ahí se ve correr el tiempo sobre el horizonte del mar.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg