Columnas Tumba Siete

La pierna como carnada

elpana3-1

TUMBA SIETE
Por: Fray Tomás

LA PIERNA COMO CARNADA.

La política es el mundo de lo inimaginable. Quienes se disputan el poder, no reparan en esfuerzos ni en remordimientos, buscan a toda costa horadar la credibilidad del contrincante, aún a costa del escozor ciudadano.

A alguien en un oscuro cuarto, sobre una siniestra mesa, bajo una tenue luz, en una etílica noche de mayo, se le ocurrió la brillante idea incendiar Oaxaca, poner -como procazmente espetara- la porquería en el ventilador.

Nos enfada sobre manera que perturbe nuestra paz con su inmundicia, que sean los insultos los que decoren las páginas carroñeras de medios entreguistas. Ya nos han dicho mentiras. Esta última resulta difícil de creer.

josem

A José Murat le sirve Oaxaca compuesta y descompuesta, lo primero: para decir que es un logro suyo, lo segundo: para decir que como alquimista solo él convertirá la mugre en oro. No obstante, no es sencillo experimentar con hombres.

Uno es el hecho, lo demás son consecuencias; en política nada sucede por casualidad. Todo obedece a una finalidad. En lontananza se aprecia el triunfo, aunque apretado, de la alianza PRI – VERDE, la perfidia del periódico El Financiero de publicar sendas notas basadas en perogrulladas, el caos que ha trastocado la seguridad ciudadana con muertos por doquier un día sí y al otro también y la eventual alianza PT-MORENA, son el preludio de lo que está por venir.

Las baterías en esta cruenta guerra por el control del presupuesto público, están enfocadas en el candidato de la coalición CREO José Antonio Estefan Garfias, el PRI y sus sucedáneos el PT y MORENA se han encargado de sembrar la duda razonable sobre la honradez de Estefan Garfias, en tanto la honra retorcida del candidato priista permanece intocada.

monreal_reforma-movil

Ricardo Monreal Ávila y José Murat son amigos, se frecuentan, asiduamente se encuentra para almorzar en el Sanborns del Centro Comercial Santa Fe en Ciudad de México o para compartir sus alimentos por la tarde en el Restaurante del Hotel Emporio ubicado sobre paseo de la Reforma.

Nada de malo tiene que dos amigos se entrevisten con regularidad, pero cuando uno es impresentable y el otro mojigato de la política, las cosas adquieren otro cariz. El que sepa leer que lea.

En público se maldicen, en privado comen del mismo plato y en los comicios van juntos. Esa es su lógica. La campaña de Salomón Jara no es por la gubernatura, es para la presidencia que jugará Andrés Manuel López Obrador en 2018.

AMLO

A consecuencia del apoyo de Gabino a Enrique Peña Nieto en 2012, con dinero según cuentan, y de la consecuente fractura entre AMLO y Cué por esa causa, ahora El Peje está más cerca de Murat que de los amarillos, que ironía. Eso lo sabe el ex gobernador y se aprovecha.

La coalición CREO parece no haber entendido que hay dos frentes abiertos en esta guerra por la sucesión, uno electoral y el otro de propaganda. Sus esfuerzos están en llegar tarde y cuando llega su reacción resulta sosa, sin prosopopeya.

Enrique-Peña-Nieto-420x315

El carril aparte del goza que Alejandro Murat, le permitirá remontar sus escasos números, si otra cosa no sucede. La guerra sin cuartel de su comparsa PT-MORENA, terminará por obnubilar a José Antonio Estefan. O cambia de operadores o junto con ellos se embeberá la muleta del diestro siniestro José Murat.

 

pana

UN OLÉ Y UN ADIÓS PARA RODOLFO RODRÍGUEZ “EL PANA”.

Tarde terrible la del 27 de agosto de 1947 en el coso de Linares, España; el toro era visado y sin bravura, el diestro Manuel Rodríguez “Manolete” acostumbraba no vaciar la suerte, usaba la pierna como carnada a nivel de las astas. En el momento de hacer la cruz, en la suerte de matar, con los terrenos cambiados, con Manolete saliendo hacia los medios y al tiempo de hundir la espada, el miura “Islero” siente y asesta un navajazo mortal. “Manolete” murió matando y mato muriendo; trágico intercambio.

“Si el señor tiene otra otros planes para mí, bienvenidos”, fuertes palabras de Rodolfo Rodríguez “El Pana” que lo alcanzaron sin ambages. Pudo haber sido un mediocre entre los cuerdos o un genio entre los locos, así escribo Rubén Amón para el diario El País, al dar cuenta de la mala suerte del diestro la víspera del dos de mayo pasado en una plaza de Durango. Toda muerte es segura, está en nuestra condición.
“El Pana” mote que le valió su antiguo oficio de panadero, no murió como “Manolete”, su segundo –pan francés- le propino una embestida que lo hizo volar, para después clavar la cabeza y junto con su destino en el albero. Lo sucedido no le priva de grandeza al último torrero romántico del siglo pasado.

Un olé por un grande la fiesta brava. Un recuerdo fulgurante de un bizarro, de un hombre que a sus sesenta y cuatro años desafiaba con indolencia a la muerte. Aunque tetrapléjico, pudiendo ser el lecho de enfermo su sepultura, la imagen Rodolfo Rodríguez “El Pana” ya es una referencia.

Postdata.- Cunado puedan lean a sus pequeños un cuento dulce: Lilus Kikus, escrito por la Princesa Roja, Elena Poniatowska Amor. Se van a maravillar.

Contacto:
tumba.siete@gmail.com
@Tumba_7

Sobre el Autor

Fray

Agrega un Comentario

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg