Cultura y Turismo

La muestra fotografíca Traspasando la bruma se encuentra en el Museo Nacional de Antropología

foto_home (1)

Como el personaje de Lewis Carroll, la fotógrafa Alicia Ahumada (Chihuahua, 1956) emprendió desde hace un tiempo un viaje en busca de sí misma que la llevó a vincularse con otras realidades y a tener un lazo más próximo con su casa: la Tierra. Buena parte de ese recorrido lo documentó y ahora lo traduce en un libro de excelente factura, Corazón abierto. La senda del chamán, y en una exposición: Traspasando la bruma. Fotografías para sanar, que puede visitarse en el Museo Nacional de Antropología.

Las cerca de 40 fotografías que integran la muestra, montada en la primera planta del recinto museístico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), son testimonio de la resistencia de los seres humanos ante aquellas voces que niegan el cambio climático por causas antropogénicas, y son también una afrenta al lugar preponderante que la sociedad ha dado a la tecnología en detrimento de la conexión con sus semejantes.

Como expresa la autora en la publicación, coeditada por la Secretaría de Cultura y el Gobierno de Hidalgo a través de su Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, ese camino personal le ha llevado a cambiar hábitos y actitudes, “conduciéndome a una vida humana noble, sin olvidar que todas las demás especies de la Tierra son sagradas, que son una fuente de sabiduría y juegan un papel vital para la supervivencia del planeta”. También hace una llamado a utilizar la tecnología a nuestro servicio y a impedir que otros guíen nuestros pasos.

Sin embargo, como reconoce, ella misma ha necesitado la guía de otros para encontrar “otras formas de ser y de estar”. Ir por estos senderos de la mano de chamanes, le ofreció la posibilidad de la “autosanación” mediante el uso de plantas, hierbas que representan un “atajo grande” en este trayecto que se llama vida.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg