Deportes

Juegos Olímpicos de Río… caos

image

En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el caos sigue siendo el protagonista de la justa deportiva. Por un lado, están los atletas de algunas delegaciones que se niegan a entrar a la Villa Olímpica por considerarla “inhabitable”

Por otro, la larga lista de deportistas que estarán ausentes del evento, a la cual se ha sumado el tenista Roger Federer. A eso hay que agregarle que el país aún se mantiene en alerta por el Zika, que los niveles de inseguridad están a la alza, que la mayoría de los brasileños consideran que estos juegos serán perjudiciales para el país y que ni Dilma Rousseff, presidenta de Brasil suspendida por juicio político, ni su predecesor Luiz Inácio Lula da Silva, ni el mandatario ruso Vladimir Putin, asistirán a la ceremonia de inauguración. El caos es olímpico.

Cuando faltaban 50 días para que comenzaran los Juegos Olímpicos en Brasil, el gobernador interino Francisco Dornelles decretó a Río de Janeiro “estado de calamidad pública”.

A 8 días de la justa olímpica, poco ha cambiado.

El evento que sería un escaparate para mostrar al mundo lo mucho que Brasil ha avanzado, evidenciará ahora un país con obras olímpicas criticadas, con significativas ausencias de atletas, una crisis de salud a causa del Zika, enredos políticos, problemas de inseguridad y, para colmo, a la Policía en huelga con pancartas de “bienvenidos al infierno”.

Desde que abrió sus puertas a los deportistas, la Villa Olímpica, que recibirá a más de 17 mil atletas, lo que recibió fueron fuertes críticas, desde que los baños están tapados, hasta fugas de gas y cables eléctricos sueltos.

Tan cuestionables son las instalaciones que Estados Unidos, Italia y Holanda contrataron personal para mejorar los acabados de sus apartamentos.

Por su parte, el Comité Olímpico bielorruso y el de Suiza publicaron en sus páginas de Internet que la Villa Olímpica estaba sucia, sin agua caliente y con iluminación irregular.

Los argentinos no se conformaron solo con quejarse.

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), dijo que dos de los cinco pisos de apartamentos asignados a este país en la Villa Olímpica tenían serios problemas de fontanería y electricidad, por lo decidieron que su delegación se hospedará en hoteles.

“Río ha tenido una serie de problemas de todo tipo y, en lo que respecta a la Villa, los departamentos, si bien están terminados por afuera y lucían terminados por adentro, cuando se comenzaron a probar se evidenciaron algunos problemas que tienen que ver con plomería y electricidad”, dijo Werthein en rueda de prensa.

Antier Australia le siguió los pasos, y se sumaron las delegaciones de Suecia y Bielorrusia.
La jefa de misión, Kitty Chiller, también decidió llevarse a sus atletas a un hotel bajo el argumento de que el lugar era “inhabitable”.

“Nunca vi una Villa Olímpica en ese estado”, señaló Chiller y agregó que entre los mayores problemas estaban los “baños bloqueados, tuberías que gotean, cables de electricidad expuestos, escaleras oscuras sin instalaciones de luces y suelos sucios”.

Apenas el jueves de la semana pasada, el Comité Río 2016 había presentado –lleno de orgullo- la Villa Olímpica.

“Muchos consideran nuestra Villa la mejor de todos los tiempos”, aseguró Carlos Nuzman, presidente del Comité.

Cinco días después, tuvo que salir a reconocer que tendrían que arreglar las instalaciones, y contrataron a 500 personas para adecentar las residencias.

“Todos los Juegos tienen problemas al comienzo, debido al gran número de personas que llegan. Eso ya pasó en otras citas. Vamos a resolverlo rápidamente. Detectamos los problemas y los estamos solucionando”, señaló Rodrigo Tostes, en una entrevista con el periódico brasileño Folha de Sao Paulo.

image

Un asunto político

Los Juegos de Río también se han convertido en un asunto político, principalmente por la gran cantidad de dinero que se invirtió para este evento, dejando a un lado otras necesidades primordiales de Brasil.

Y para la ceremonia de inauguración, ni Dilma Rousseff, presidenta de Brasil suspendida por juicio político, ni su predecesor Luiz Inácio Lula da Silva, estarán presentes.

Como tampoco lo estará el mandatario ruso Vladimir Putin, pero él como protesta por el castigo que se les ha impuesto a deportistas rusos acusados de doping, y por la intención de la Agencia Mundial Antidopaje de suspender a toda la delegación de aquel país.

Epidemia de ausencias

Gustavo Segret, docente de la Universidad Paulista, dijo al diario brasileño O Goblo que a los organizadores de los Juegos Olímpicos les cuesta vender entradas de las carreras de Usain Bolt por el miedo a los atentados y que además, en Río hay 16 homicidios por día.

“Al menos una vez por semana, alguien que toma la línea roja, se tiene que tirar al piso porque los traficantes se enfrentan a balazos”, detalló.

Aunado a eso, Brasil es el país más afectado por el virus del Zika, en mayo más de un centenar de científicos de distintos países solicitaron que los Juegos fueran aplazados o transferidos de sede.

Por eso, no es de extrañar que algunos atletas hayan cancelado su participación en la justa olímpica o acudirán a ella con reservas.

Uno de los primeros en levantar la mano fue el basquetbolista español Pau Gasol, quien alimentó la polémica cuando dijo que estaba “valorando no acudir” a Río a causa del virus. Y aunque finalmente aceptó participar, la llama ya estaba encendida.

Stephen Curry no dio marcha atrás. El Jugador más Valioso de la NBA ya confirmó que no irá con el Dream Team a la sede olímpica.

Aunque nunca dijo que fuera por el Zika, los rumores apuntan a esa razón.

Pero entre los más preocupados están los golfistas. Un deporte que vuelve a la justa olímpica tras una ausencia de más de un siglo.

Jason Day, Dustin Johnson, Jordan Spieth y Rory McIlroy -los primeros cuatro lugares de la clasificación del ranking mundial- ya anunciaron que no participarán en los Juegos.

Otros golfistas que decidieron ahorrarse el viaje a Río son Branden Grance, Shane Lowry, Marc Leishman, Charl Schwartzel, Angelo Que, Graeme MaDowell y Viajay Singh.

Tampoco el campeón olímpico de salto de longitud, Greg Rutherford, acudirá. Y a la lista se suma el ciclista estadounidense Tejay Van Garderenhay.

En el tenis Milos Raonic y Tomas Berdych decidieron enfocarse en los torneo del ATP y cancelar su participación en Río.

El legendario Roger Federer tampoco asistirá, pero él a causa de una lesión en la rodilla.

La rumana Simona Halep informó en su cuenta de Twitter que lo mejor para ella y su futuro era ausentarse de la justa veraniega y la checa Karolina Pliskova, también decidió no ir.

La portera de la selección de Estados Unidos, Hope Solo, también dudo en ir a Río, finalmente dijo que sí, pero con todo un “arsenal” para combatir el virus del Zika.

Policías en huelga

El tema de seguridad es otro asunto que pone nerviosos a los organizadores, atletas y turistas, y esto porque los policías de Río de Janeiro se declararon en huelga por los bajos salarios que perciben.

“Bienvenidos al Infierno. Policías y Bomberos no reciben su paga, quienes vengan a Río de Janeiro no estarán a salvo”, decía un cartel con el que uniformados se presentaron a principios de mes en uno de los aeropuertos de la ciudad sede de los Juegos.

Esta situación es una de las que más preocupa, por ello la Policía de Río dio a conocer una serie de recomendaciones para evitar desgracias.

(RI)

Sobre el Autor

Redacción

Directora operativa

Agrega un Comentario

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg