Política

Ivanka Trump el arma secreta de Donald

image

Exmodelo, empresaria exitosa y madre de tres hijos. Ejemplo aspiracional de mujer todoterreno entre las jóvenes. Ella es Ivanka Trump, primogénita y niña de los ojos del candidato republicano Donald Trump.

Ivanka y su padre son la cara y la cruz de la moneda. Ella, de porte imponente, elegante y discreta. Él, extravagante, misógino y megalómano. De Donald heredó “la ambición, pero no la impulsividad ni la violencia”; sin embargo, lo defiende y acompaña a capa y espada.
La joven neoyorquina, de 34 años, es el “arma secreta” del aspirante a la Casa Blanca. Ni los enemigos acérrimos del polémico Trump tienen algo malo que decir sobre ella. Y los seguidores la quieren ver sentada en el Despacho Oval en 2024.

“Confío mucho en ella”, dijo el empresario sobre su hija, a quien se le atribuye la elección de Mike Pence como compañero de fórmula de su padre e incluso el despido del jefe de campaña Corey Lewandowski. “A veces me escucha, a veces no, y otras por un breve período. Al final, toma sus propias decisiones”, admitió Ivanka a la cadena CNN.

La heredera de la dinastía Trump está casada con el promotor inmobiliario, Jared
Kushner , también propietario del semanario The New York Observer, fuente de polémica por su conflicto de intereses con la campaña de Trump. Por su marido se convirtió al judaísmo y viven en el Upper East Side de la Gran Manzana con sus tres hijos pequeños.

Licenciada en Economía por la escuela de negocios Wharton School de la Universidad de Pensilvania, es vicepresidenta de la Organización Trump desde donde maneja parte del imperio de su padre: hoteles, inversiones inmobiliarias y cursos de golf. Trump, no obstante, señaló que otorgará nuevas y mayores responsabilidades a su niña mimada.

Ivanka, curiosamente, comparte una buena amistad con Chelsea Clinton, hija de la candidata demócrata Hillary Clinton. La política y los negocios de sangre, y las fiestas de la alta sociedad neoyorquina estrecharon los lazos entre ambas.

“Nos conocemos desde hace años. Es una persona maravillosa”, dijo Ivanka sobre Chelsea en una entrevista para la revista Vogue. Pero fue
inevitable que los comentarios sin pudor de su padre sobre Hillary no afectasen a la primogénita de esta última.

“Si Hillary Clinton no pudo satisfacer a su marido, ¿qué hace pensar que vaya a satisfacer a Estados Unidos?”, tuiteó el empresario. Tiempo después el sitio especializado Político.com amaneció con el titular “Chelsea e Ivanka ponen su amistad en el congelador”. Ambas coinciden, no obstante, en que desde pequeñas aprendieron que “la amistad está por encima de la política”.

Además de los hispanos, las mujeres son el otro tema por excelencia del empresario, quien, sin pelos en la lengua lanzó perlas como: “Las mujeres son, en esencia, objetos estéticamente agradables”, “las noticias malas sobre ti no importan, si tienes una novia sexy”, o “El acoso sexual en el ejército es totalmente esperable”.

Sin embargo, Ivanka no parece tener esa percepción cuando afirmó durante la campaña que su padre “tiene un respeto total por las mujeres y que en sus empresas las mujeres ganan lo mismo que los hombres, y las madres son apoyadas y no excluidas”.

En su libro The Trump Card: Playing to Win in Work and Life, la empresaria comparte algunos consejos prácticos para las mujeres jóvenes que buscan adentrarse en la selva de los negocios. Ivanka explica cómo destacar y ganarse el respeto en un trabajo, además de mencionar a otras mujeres ejemplares como Arianna Huffington, Russell Simmons y Cathie Black, entre otras.

“Todas hemos jugado a las cartas, pero en las manos de cada una está usar la estrategia más inteligente”, escribió. Ahora, en sus escasos ratos libres, escribe su segundo libro titulado Women Who Work: Rewriting the Rules for Success.

“No hay nada más increíble que una mujer que es dueña de su propio destino, y que trabaja diariamente para convertir sus sueños en realidad”, comentó a la revista Entertainment Weekly.

Ivanka será, de hecho, el gancho para conquistar a un electorado femenino, que no puede ver ni en pintura al millonario. Según las últimas encuestas, sólo 34% de las mujeres apoya a Trump.

Con casi dos millones de seguidores en Twitter, la joven hace sombra a la esposa de su padre, Melania, quien pasó a la historia por haber plagiado un discurso de la primera dama Michelle Obama durante la Convención Republicana.

Ivanka, hija de la exmodelo checoslovaca Ivana Trump, asumió muy bien los tres matrimonios de su padre y salió en defensa de Melania, indicando que “es una madre increíble”, y que respeta la decisión de que su madrastra, de 46 años, no esté casi presente en la campaña presidencial porque “tiene un bebé, que precisa estabilidad y rutina”.

Donald Trump le fue infiel a Ivana con la actriz de televisión Marla Maples, pero ni tal humillación separó a Ivanka de su padre, de quien se siente muy orgullosa, y a quien define como “divertido y exigente”.

Icono de la moda

De su padre heredó la ambición. De su madre, el gusto por la moda y las pasarelas. Fue niña Versace y portada de varias revistas. En 2007 figuró en la lista de las 100 mujeres más sexys del mundo.

El año pasado lanzó su propia marca de ropa y accesorios, y el día de la Convención Republicana dejó atónitas a 10 millones de personas con su vestido rosa pálido, sencillo y elegante. Porque para Ivanka la elegancia está en la sencillez.

“No me importa estar sexy, pero sí bonita, no sólo físicamente, sino también internamente, a través de mis actos y mis relaciones con la gente”, dijo en una entrevista publicada en el diario El Mundo.

Sencilla por dentro y por fuera, Ivanka sabe lo que vale un cepillo. Su padre les enseñó que para vivir bien hay que trabajar duro.

A ella nadie le ha regalado nada y saltaron chispas cuando los medios la compararon con Paris Hilton. “Yo trabajo 13 horas diarias para obtener mi dinero. Le compré mi casa a mi padre y pagué la hipoteca”, sostuvo. “Creo que somos personas totalmente
diferentes”, puntualizó en una entrevista con el London Express.

“Cuando era una cría me solía sentar en el piso cerca del escritorio de mi padre, construyendo muros de lego”, recordó, acompañada de sus hermanos Donald Jr., Eric y su hermanastra Tiffany durante el cónclave.

No obstante, Ivanka tampoco está libre de pecado. En sintonía con la esposa de su padre, la hija mayor de Trump fue acusada por la marca italiana de zapatos Aquazzura de plagiar el diseño de unas sandalias. “Una de las cosas más molestas de la industria de la moda es cuando alguien te roba tus diseños con
copyright descaradamente. Te debería dar vergüenza, Ivanka Trump!”, denunció la empresa en marzo pasado.

Por su parte, la compañía Marc Fisher, propietaria de la firma de moda de Ivanka, desmintió el plagio y consideró que Aquazzura aprovechó la popularidad de la joven para generar “publicidad”.

“Mi padre es incapaz de pensar en pequeño. Cuando era niña me dijo: Ivanka, si tienes que pensar de alguna manera, piensa en grande”, comentó desde el podio. Un consejo de su “héroe” que siguió al pie de la letra…

Esposa, madre devota, empresaria, escritora y, quien sabe, si la niña consentida del hoy candidato republicano Donald Trump asuma en el futuro un nuevo rol: el de Presidenta de Estados Unidos.

 

(Con información de María Fernández )

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg