Sociales

Investigadores del IPN advierten daño por uso de la computadora

0000770153

Un estudio del Instituto Politécnico Nacional (IPN) corrobora que el uso prolongado de computadoras genera síndrome de ojo seco, que se origina por la disminución de la cantidad de lágrimas y por la reducción de parpadeos.

Eulogia Peralta Peralta, investigadora del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás, señaló que a partir de los 40 años, la producción de lágrimas del ser humano disminuye entre 40 y 50 por ciento.

Sin embargo, dijo, por cuestiones fisiológicas, el problema se presenta más en las mujeres y, si a ello le agregamos que hay quienes pasan largas jornadas frente a una pantalla, la situación se agudiza.

En un comunicado del IPN, indicó que el calor que emiten los rayos generados por la computadora provoca disminución de lágrimas, por lo que es importante que la pantalla cuente con un protector o que el usuario emplee lentes color ámbar.

Para reducir esta afectación, la distancia entre el monitor y la persona debe ser entre 50 y 60 centímetros; además debe colocarse 10 centímetros por debajo de los ojos, de modo que el único movimiento sea el de la vista enfocando a la pantalla y al teclado, pero sin desplazar el cuello.

En el estudio participaron 52 trabajadoras de distintas escuelas del IPN, cuyas edades oscilaron entre 40 y 58 años; todas laboran frente al monitor ocho horas en promedio y sólo 22 contaron con las condiciones y elementos indispensables para el cuidado de su vista.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg