El informe aportado por la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna (CEPANAF), quien conservaba la custodia del elefante, indica que Benny de 26 años de edad, murió el pasado 25 de diciembre del presente año por una insuficiencia renal crónica y su causa aún se desconoce.

Por ello, inspectores federales de la PROFEPA realizaron visita de inspección en el Parque Ehécatl para levantar testimonio del personal encargado del manejo del elefante de la especie asiática (Elephas maximus), así como revisar las pruebas documentales y fotográficas que demuestren la no existencia de una situación de negligencia.

El paquidermo, que arribó a este parque en el año 2014, y actualmente acoplado con la elefanta Bireky también asegurada por la PROFEPA, fue enterrado integró en el mismo parque.

La necropsia correspondiente fue realizada por personal del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, quienes en 15 días entregarán los resultados de laboratorio mediante los cuales se conocerá la causa de la insuficiencia renal.

El elefante Benny tenía un peso de 4200 kilogramos y en el 2015 había sido  acoplado con Bireky, en espera de lograr su reproducción.

Respecto al albergue, se constató que es adecuado para la especie, no encontrando deficiencias en el mismo.

Su dieta proporcionada de aproximadamente 100 kilogramos diarios, era a base de rastrojo de avena, alfalfa, manzana, zanahoria, plátano y alimento concentrado.

Es una especie considerada en peligro en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) y en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.