El Programa Ibermúsicas es una plataforma multilateral de cooperación internacional, integrada por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay. Desarrollada desde la Secretaría General Iberoamericana (Segib), tiene por objetivo fomentar la presencia y el conocimiento de la diversidad musical de la región, estimular nuevos públicos y ampliar el mercado de trabajo de los profesionales del sector.

A cuatro años de su inicio efectivo, este programa dedicado a las artes musicales es un referente para otros programas de cooperación internacional al convertir su portal de Internet en una red social especializada. Tan sólo en sus primeros dos años, Ibermúsicas involucró a más de 15 mil artistas y aproximadamente 100 mil espectadores. “Se ha convertido en un punto de encuentro para profesionales del sector musical, donde pueden establecer contacto y conocer, a lo largo de los 11 países, noticias de su sector, ya sea por medio de la web o mediante la primera aplicación para un Fondo de Ayudas de la región”, asegura Sergio Ramírez, presidente del Comité Intergubernamental.

Para Sergio Ramírez, en el caso de México y de otros países, Ibermúsicas cubre un hueco importante, porque no había un programa propiamente dirigido a la movilidad internacional. Y es que, por ejemplo, Chile funciona a través de fondos concursables, porque en lo general la mayoría no cuenta con este tipo de fondos, por ello, tan sólo entre 2012 y 2014, recibió mil 410 solicitudes de apoyo.

Si bien la música y los artistas siempre se han movido por el mundo, este fondo motiva redes de colaboración internacional y resuelve las dificultades de movilidad, de viajar de un lugar a otro, que enfrentan algunos músicos. “Es muy sencillo, los artistas presentan sus proyectos, a través de la página; un jurado de especialistas los califica, se escogen los mejores y más viables. Posteriormente se reciben los boletos, se comprueba el gasto y se acabó el problema administrativo. La mayor dificultad de los músicos mexicanos hacia afuera siempre es el tema del viaje, lo que cuesta llevar a los grupos a otras latitudes, esto lo resuelve Ibermúsicas”, asegura.

Sergio Ramírez enfatiza que en sus distintas convocatorias “en este programa, cualquier músico debe saber que a través del portal o su App puede entrar en contacto con otros países; para participar debe saber a dónde va, quién lo invita y qué va a hacer. Siempre se necesita una contraparte en otro país, puede que incluso la encuentre en el propio portal. Mínimo deben participar dos países porque no se cubre hospedaje, alimentos u otros gastos”, asegura.

A este fondo pueden agregar otros recursos, “gracias a la suma de esfuerzos el año pasado viajaron 17 grupos mexicanos a otras latitudes de la región Iberoamericana y recibimos un número similar”.

Como corresponde a un programa de esta naturaleza, los países miembro tratan de abarcar todos los aspectos y matices de la diversidad musical de la región, los cuales deben cubrirse en las convocatorias dirigidas al apoyo a la movilidad, festivales y encuentros, residencias artísticas, ayudas a compositores, a residencias para la creación sonora en nuevas tecnologías e investigación.

Sobre la vinculación académica, Sergio Ramírez asegura que está por publicarse la edición virtual del Primer Coloquio de Investigación Musical Ibermúsicas, apoyado por México; el segundo coloquio se hizo con el auspicio del Instituto Cubano de la Música, el cual gracias a la participación de Argentina, también será publicado Online. El siguiente coloquio se desarrollará en la segunda mitad de 2017, aunque es evidente que con la publicación en línea intentan replicar el éxito de las redes artísticas en la vinculación académica en materia musical entre los 11 países participantes.