Cultura y Turismo

FIL Guadalajara 2016: Fiesta librera, para tiempos difíciles

AFP
AFP

“El destino me legitimó como escritor de la actualidad, entendida como exilio planetario”, dijo ayer el escritor Norman Manea (1936) haciendo resonar la lengua rumana en la ceremonia de inauguración de la 30 Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Tras recibir el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances de manos del secretario de Salud, José Narro, en representación del presidente Enrique Peña Nieto, uno de los galardones mejor dotados de las letras hispanas (150 mil dólares), el cuentista y ensayista evocó en su discurso a su natal Rumania y a ese idioma latino que “ha sobrevivido en medio de un gran territorio eslavo”.

Dijo que su discurso era un homenaje “a los escritores de ayer y hoy obligados a abandonar su país y su lengua materna, sin olvidar no obstante las raíces lingüísticas y espirituales de su biografía”.

“Mi página tiene la cicatriz de los traumas, pero también la firmeza de la resistencia a ellos”, afirmó el poeta que de niño fue llevado a un campo de concentración nazi y de joven vivió la dictadura comunista en Rumania, tierra que dejó en 1986, y que actualmente vive en Nueva York.

“Fui siempre muy circunspecto frente a los riesgos de la canonización, la oficialización y la comercialización, la vulgarización del sufrimiento y la manipulación ideológica”, confesó ante los invitados que llenaron por completo el Auditorio Juan Rulfo para presenciar la apertura del encuentro librero más importante de Iberoamérica.

Ante un presidium integrado por 20 personalidades, entre las que destacaron el Nobel de Literatura peruano-español Mario Vargas Llosa, quien encabeza la delegación de América Latina como invitada de honor, y el Premio Cervantes Fernando del Paso, Manea habló de la crisis de valores que enfrenta el mundo.

“El mundo de hoy enfrenta no sólo las contradicciones de una modernidad rápida y cambiante, sino también la energía revanchista de Rusia, el desarrollo dinámico de China, las crecientes migraciones hacia Europa, la oscuridad belicosa de Corea y la rutina cada vez más rebatida de los principios democráticos, incluso en Estados Unidos. Necesitamos más que nunca lucidez y coraje, solidaridad y sabiduría”, añadió.

Entre los invitados destacó una ausencia: la del secretario de Cultura Rafael Tovar y de Teresa, de quien Narro explicó que “no pudo asistir a esta ceremonia por tener que atender un asunto personal urgente”.

Esa ausencia y la noticia de la muerte del líder de la Revolución cubana Fidel Castro enmarcaron el arranque de las actividades de la feria que durante nueve días exhibirá unos 400 mil títulos de más de dos mil casas editoras y reunirá a 650 autores y 21 mil profesionales del libro.

“¿Dónde podemos encontrar el lugar de la cultura y la literatura bajo el asalto de la vulgaridad, el comercialismo y las maniobras políticas del mundo contemporáneo?”, se cuestionó Manea y respondió que en los libros: “El más duradero amigo de los solitarios del mundo, un apoyo fiel en tiempos difíciles, una fuente de energía y coraje”.

Sobre el premiado, Alberto Manguel destacó que “es un escritor esencial para nuestra alborotada época tan averiada por nuevos totalitarismos. Es una voz recordándonos nuestras trágicas imbecilidades”.

EVOCAN A CASTRO

Tras señalar que la FIL Guadalajara ha demostrado la fuerza civilizatoria del libro, su presidente Raúl Padilla, dedicó unos minutos de su discurso al ex presidente cubano Fidel Castro, fallecido ayer a los 90 años.

“Su personalidad tuvo una influencia determinante en América Latina y la presencia cultural de Cuba fue vital en el boom de la literatura latinoamericana. La historia juzgará el derrotero de la Revolución Cubana, y la impronta de Castro, pero el futuro de Cuba es de interés para todos los latinoamericanos. Nunca las ideas pueden florecer en el totalitarismo, sin libertad no hay creación. Nuestra solidaridad con el pueblo cubano está por encima de las ideologías”.

José Narro en su momento también lamentó la muerte de Castro. “Personaje de nuestra historia contemporánea, hombre de talla universal, del que citó uno de sus pensamientos: ‘Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo’”.

El catedrático de la Universidad de Brown, Julio Ortega, aseguró al finalizar la ceremonia que “aun cuando estuviésemos en desacuerdo con alguna de sus ideas y métodos, tenemos que reconocer que Fidel fue uno de los grandes líderes de la historia política latinoamericana; y aun si no seguimos su ejemplo, en sus prácticas y resoluciones, creo que deberíamos recuperar la ambición de patria latinoamericana que siempre tuvo y trató de sostener más allá de las grandes dificultades que enfrentó”.

Después de dos horas, los asistentes pudieron recorrer los stands de la feria, que comenzó “modesta pero digna” en 1987, ofreciendo 90 mil títulos de 240 sellos y una asistencia de 120 mil personas.

Hoy, con dos mil editoriales de 47 países, “es un encuentro cultural plural, donde se debaten todas las ideas”, dijo Padilla.

 

 

 

(Con información de Virginia Bautista)
  • fovisste-deuda.jpg

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg