Cultura y Turismo

Exposición de los 100 días de debate por la constitución, en Castillo de Chapultepec

foto_home

La Revolución Mexicana dilató una década, alrededor de tres mil 500 días de guerra, sin embargo, cien jornadas: entre el 22 de octubre de 1916 y el 5 de febrero de 1917, estuvieron destinadas a rearmar los caminos legales del país mediante la elección de un nuevo Congreso Constituyente, y la discusión, redacción y promulgación de la Carta Magna. Esa es la premisa de la exposición Los 100 días que hicieron al México moderno. El debate por la Constitución 1916-1917.

El Museo Nacional de Historia (MNH), “Castillo de Chapultepec”, se suma a los festejos del centenario de este documento fundacional con dicha muestra que podrá recorrerse en su Sala de Exposiciones Temporales hasta el 25 de junio de 2017.

Se conforma por casi 250 piezas históricas y artísticas, entre libros, pinturas, litografías, mobiliario y documentos, pertenecientes a las colecciones de los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH) y de Bellas Artes (INBA), así como de la propia Cámara de Diputados y acervos particulares.

Salvador Rueda Smithers, director del MNH, junto con las profesionales del mismo: Erandi Rubio Huertas, Thalía Montes Recinas y Patricia Martínez Aldana, concibieron una exposición centrada en el lapso dedicado a las sesiones parlamentarias en Querétaro, entonces capital provisional de la República, con el propósito de reestablecer el orden legal roto por el golpista Victoriano Huerta, en 1913.

Los 100 días que hicieron al México moderno va más allá de una crónica del momento histórico, “la idea que flota en el discurso museográfico es que la causa de una nueva constitución que incorporara las demandas revolucionarias abrió la puerta a la esperanza colectiva, a la esperanza reflejada en esos constituyentes que eran en su mayoría hombres comunes y corrientes, de saber que en sus manos tenían la oportunidad de resolver buena parte de los problemas heredados del porfirismo”.

“Ese centenar de días en los que se trazaron los caminos legales que seguiría el país, y todas las políticas sociales y económicas derivadas de ella, le dieron un perfil particular al México del siglo XX, a su arte, literatura, arquitectura… a sus ciudadanos”, expresó el historiador Salvador Rueda. Ese espíritu, añadió, impregnó la vida mexicana sobre todo entre los años 20 a la década de los 70 del siglo XX, “y se podría decir que hasta el día de hoy”.

El halo emanado de la Revolución fue capturado con exactitud por Ángel Zárraga en su obra Una niña aprendiendo la historia, pintura que da la bienvenida a la exposición conmemorativa, que también reúne obra de Diego Rivera, Jorge González Camarena, Alfredo Zalce, Adolfo Mexiac, Rafael Cauduro, Pablo O’Higgins, José Reyes Meza, José Chávez Morado, Ramón Alva de la Canal, Elena Huerta Muzquiz, Luis Sahagún, Fermín Revueltas y Luis Ortiz Monasterio, y en general una fuerte presencia de integrantes del Taller de Gráfica Popular.

De la colección destacan los bocetos del maestro Mexiac para su obra Las constituciones de México, mural instalado en el vestíbulo principal de la Cámara de Diputados; una reproducción del fresco Dn. Venustiano Carranza y la Constitución de 1917, hecho por Jorge González Camarena en el 50 aniversario de la Carta Magna y que luce en uno de los muros del Castillo de Chapultepec; un cromo con los retratos fotográficos de los 217 diputados del Congreso Constituyente, y cuadros de algunos de ellos, como Francisco J. Múgica.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg