Internacionales

El primer ministro israelí viajó este lunes a Estados Unidos donde se reunirá con Donald Trump

.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu viajó a Estados Unidos donde se reunirá con Donald Trump, cuyas promesas muy favorables a Israel durante la campaña electoral podrían chocar con la realidad de las relaciones diplomáticas.
Netanyahu y su ejecutivo, considerado el más a la derecha de la historia israelí, ven en la llegada de Trump el comienzo de una nueva era tras ocho años de tensiones con la administración Obama, a causa de las colonias e Irán.
Sin embargo, tras su investidura, Trump matizó sus declaraciones de campaña, las cuales habían alentado a la derecha más rancia israelí y a algunos ministros del gobierno a reclamar una colonización desenfrenada y la anexión de Cisjordania ocupada.
Presionado por el auge del sector aún más derechista que el suyo y las investigaciones policiales en su contra por presunta corrupción, Netanyahu anunció el 20 de enero la construcción de más de 5 mil viviendas de colonos en Cisjordania y el primer asentamiento impulsado por el propio gobierno desde hace más de 20 años.

Tras dos semanas de silencio, la Casa Blanca fijó sus límites.
El viernes, en un diario israelí, el propio Trump declaró que no creía que la expansión de las colonias “sea buena para la paz”. Añadiendo que quiere un “buen acuerdo” para todas las partes, pero que israelíes y palestinos deben mostrarse “razonables”.
El mensaje a Israel y su derecha radical es: Trump no dará un cheque en blanco al gran aliado de Estados Unidos y reserva sus opciones para presidir un acuerdo, según expertos.
“En Washington, Benjamin Netanyahu probará su margen de maniobra sobre la colonización”, dijo a la AFP Marc Heller, politólogo del Instituto para Estudios sobre Seguridad Nacional (INSS). “Desde hace tres semanas, Donald Trump se expresa diferente, hay que actuar con prudencia”, sugiere el diputado Michael Oren, viceministro encargado de la diplomacia en la oficina del primer ministro.
Estas declaraciones están dirigidas al ministro de Educación, Naftali Bennett, jefe del partido nacionalista religioso Hogar Judío y líder de la reivindicación de la colonización y anexión.
El sábado, éste presionó abiertamente al primer ministro para que aproveche la “ocasión histórica” de informar a Trump que ya no apoya la creación de un Estado palestino que coexista con Israel, solución con dos Estados, referente de la comunidad internacional.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg