Nacionales

El contratista de los 23 MDP

920_gdl_18

En los Ayuntamientos de Movimiento Ciudadano en Tlajomulco y Puerto Vallarta, José Antonio Cuevas Briseño obtuvo millones de pesos en contratos por adjudicación directa. En Guadalajara se le concedió una obra en un mercado municipal por encima de la norma legal

La administración de Enrique Alfaro Ramírez al frente de la presidencia municipal de Guadalajara se ha caracterizado por favorecer a un grupo selecto de empresas, desde que el alcalde naranja tomó protesta.

Este año el Ayuntamiento no sólo favoreció a una empresa que antaño ha trabajado con las administraciones de Movimiento Ciudadano, sino que lo hizo en un tema delicado como la mejora en los mercados municipales y con un presupuesto que contraviene al reglamento de obra pública.

El 18 de enero pasado, durante la primera sesión ordinaria de la Comisión de Adjudicación de Obra Pública, se aprobó el otorgamiento de una adjudicación directa a José Antonio Cuevas Briseño.

Dicha adjudicación se hizo para otorgar el contrato DOP-CONT-MUN-MER-AD-002-16 por un monto total de 3 millones 896 mil 807 pesos para la obra “Contingencia en el mercado Santos Degollado, trabajos de rehabilitación consistentes en obras civiles, redes e instalaciones de servicio”.

El monto, por tratarse de una adjudicación directa, rebasa el tope establecido por el Reglamento de Obra Pública para el Municipio de Guadalajara, que en su artículo 82 establece que este tipo de obras no debe exceder los 43 mil salarios mínimos.

A la fecha dicho monto sería de 3 millones 140 mil 720 pesos, por lo que el contrato otorgado para realizar la obra del 16 de junio al 14 de agosto estaría rebasándolo por 756 mil 87 pesos.

Aunque de acuerdo con el texto del contrato 002/16 la obra se otorgó según lo dispuesto en el punto uno de la fracción primera del citado artículo que señala que la obra puede ser otorgada cuando:

“Se trate de urgencia, esto es, que existan necesidades apremiantes imprevistas o extremas que hagan necesaria la ejecución de la obra; que la falta de la obra ponga en peligro la vida de ciudadanos o sus bienes; o la obra en cuestión sea necesaria para prestar algún servicio público de emergencia”.

Pero de acuerdo con el texto del contrato de obra pública, el Ayuntamiento refiere que el contratista “representó la obtención de las mejores condiciones de contratación” por las buenas condiciones legales, técnicas y económicas.

Historial naranja

Las suspicacias surgen cuando tras una búsqueda se detectó que el contratista ya había sido contratado por las anteriores administraciones municipales de Tlajomulco y Puerto Vallarta.
Estos son los principales bastiones de Movimiento Ciudadano en Jalisco hasta antes de ganar la capital del estado en 2015.

De 2012 a 2015 José Antonio Cuevas Briseño había obtenido un total de 12 contratos de obra pública en Tlajomulco y Puerto Vallarta, seis en cada uno de los municipios.

Se trata de los contratos 094 y 101 del año 2012, 043/13, 055 y 081 del 2014, y el 060/2015 en el caso de Tlajomulco. Mientras que en Puerto Vallarta fueron el 004 y 087 del 2013, 017, 058, 111 y 139 del año 2014.

Por estos contratos el arquitecto logró sumar 23 millones 405 mil 653 pesos del erario para llevar a cabo las obras.

La mayoría las obtuvo por adjudicación directa, principalmente en Puerto Vallarta, mientras que cuatro fueron por medio de concurso por invitación y dos en una licitación pública.

En ese conteo no se incluye el contrato más antiguo que figura en los registros, el 151/10 del Municipio de Tlajomulco, en el que la entonces administración de Enrique Alfaro le otorgó su primer contrato en un concurso por invitación, para la sustitución de la línea de drenaje sanitario y agua potable en la calle 24 de febrero, por un monto total de 3 millones 640 mil 212 pesos.

Lento avance

De acuerdo con locatarios del mercado Santos Degollado, consultados, a pesar de que les ofrecieron que se mejoraría el mercado las obras ya tienen alrededor de un mes y no han tenido avances significativos.

Incluso algunos, cuyos nombre prefirieron omitir, refieren que las obras van en apenas un 20 ó 30 por ciento, a pesar de que la página de transparencia de Obras Públicas de Guadalajara refiere que su avance físico es de un 65 por ciento.

Comentaron que la Comisión Federal de Electricidad revisó el cableado para dar sustento a las obras que se llevarían a cabo, pero éstas no han cambiado, al igual que la promesa de limpiar y pintar las láminas del techo.

Además de que una locataria del mencionado mercado relató que durante el inicio de las obras se pretendía construir una rampa para discapacitados en su lugar de trabajo sin que éste estuviera en los planes originales.

Los encargados de la obra le respondieron que sólo les permitiera la construcción en 90 centímetros, aún cuando en dicho espacio no cabe una silla de ruedas, por lo que se amparó para que no se construyera la rampa, aunque ya existen otras alrededor del puesto.

El mercado Santos Degollado tiene más de 42 años de vida aproximadamente, de acuerdo con registros del Ayuntamiento, este mercado tiene diversos grados de degradación por filtraciones en su loza de concreto y en la lámina metálica. Además de fallas recurrentes en el drenaje y una impermeabilización deficiente .

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg