Sociales

¿Con qué acompaño mi té?

Te1

Pasa a veces que mientras disfrutamos de una buena taza de té. pensamos en algo con qué acompañarla. Según la hora del día, puede antojarse algo salado, o algo dulce, y para los tés existen infinidad de opciones. El té es una bebida tan compleja como el vino o la cerveza, y hay alimentos con los que cada tipo de té ‘casa’ mejor.

Y aunque en realidad puede ser cualquier comida de nuestro gusto, hay algunas combinaciones que realzan el sabor y aroma del té, sin opacarlo o sin superarlo.

Cabe destacar, por ejemplo, al Darjeeling, un té negro con denominación de origen (como el tequila), que por su sabor sutil pero con carácter y notas ligeramente afrutadas combina con prácticamente todos los alimentos, sean quesos, postres, guisados especiados, y otros como hongos o hierbas de olor. Su sabor se adapta a todas las combinaciones, logrando nunca perder su fuerza y gusto; por esta cualidad, se le conoce informalmente como “la champaña del té”.

Ahora, a lo que venimos. ¿Qué tés con qué alimentos? Esto varía de acuerdo a la fuerza y preponderancia del sabor. Es mucho más fácil maridar tés negros y verdes que tés blancos. El sabor de estos últimos es muy sutil, y de maridarse con alguna vianda de gusto fuerte, no quedaría rastro de la sensación del té. Para estos, se recomiendan comidas con poco sabor, como galletas digestivas, nueces, pescados sin especiar y quesos como el asiago o queso crema, o verduras al vapor. La variedad Aguja Plateada o Yin Zhen, se recomienda siempre solo, por la ligereza del licor.

Para el té verde Long Jing –también escrito Lung Chin–, se recomienda maridaje con sopa de vegetales, alimentos poco salados, arroces, pescado asado, mariscos, quesos como brie y camembert, fruta y carnes blancas especiadas; en postres, aquellos con chocolate claro, queso, manzana fresas y caramelo. Para la variedad Temple of Heaven la recomendación es similar, queso Camembert, carnes rostizadas, platillos con curry, ajo, mostaza, o menta.

Si lo que gusta son los hongos, el té Assam, una variedad de negro proveniente de la India, es excelente candidato para maridar con cantarel, champiñones y portobello, entre otros. También se adaptan bien el pu’er, y el Ceilan, otro té negro, este de Sri Lanka, que igualmente se puede maridar con quesos.

Edam, gorgonzola y muenster se pueden probar con úlong como el Pouchong o el Tie Kuan Yin. El Darjeeling, por supuesto, con quesos como el cheddar o el brie.

Los postres con frutas se llevan bien con Ceilan, Darjeeling o tés úlong, y los platillos con chocolate, con tés verdes japoneses como el Sencha o el Gyokuro, o úlong –también escrito oolong o wulong–.

Algo importante a tener en mente para estos ejercicios de maridaje y combinación, es que lo fundamental son las preferencias personales, y no hay mejor método que la prueba y error. Nada se pierde dándole una oportunidad a combinaciones nuevas o inusuales y se gana sólo experiencia y conocimiento, así que ¡adelante y a maridar!

desayuno-te-620x350

Etiquetas

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg