Ante la situación de estrés, falta de actividad física, obesidad y adicciones que enfrenta el sector laboral del País, empresas de la industria, construcción, servicios y comercio son las principales interesadas en generar las condiciones que permitan a sus empleados tener un mayor rendimiento y con ello, elevar la productividad.

Registros de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) indican que el 63.79 por ciento de las empresas incorporadas hasta la fecha al Programa Nacional de Bienestar Emocional y Desarrollo Humano en el Trabajo (PRONABET), corresponden a estos sectores productivos.

Este programa de la STPS está enfocado a impulsar una nueva cultura de salud laboral en México, que propicie la creación de entornos organizacionales favorables y fomente el cuidado de las emociones en el trabajo, a efecto de prevenir factores de riesgo psicosocial que afectan el bienestar de los empleados.

Los centros laborales del sector público representan el 21.79 por ciento y las instituciones de educación superior el 10.22 por ciento, mientras que las organizaciones sindicales y patronales significan el 2.04 y 1.48 por ciento, respectivamente, y las asociaciones civiles el 0.68 por ciento.

Entre los factores de riesgo psicosocial se encuentran el estrés laboral y económico, las adicciones, el alcoholismo, el consumo de drogas y la violencia laboral.

“El estrés se deriva de entornos organizacionales inadecuados, donde el trabajador está sometido a una gran presión, lo que hace que se presenten desequilibrios de orden emocional y busquen salida para tratar de sacar esta presión.

“Esto se empieza a constituir en una bola de nieve, en la que alcohol, drogas, endeudamiento del propio trabajador, problemas que lo llevan a tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, que lo exponen a contagio de enfermedades venéreas, de VIH, de Sida, que también forman parte de esta cadena; lo que deriva en ausentismo y conflictos en la familia”, expuso el Subsecretario de Previsión Social de la STPS, Ignacio Rubí Salazar.

/cms/uploads/image/file/238311/Subsecretario_Ignacio_Rubi_Salazar_2.jpg

A poco más de año y medio de haber sido presentado en Guadalupe, Nuevo León, el PRONABET ha capacitado a 881 personas, de las cuales un centenar ya ha comenzado a replicar al interior de sus centros de trabajo los conocimientos sobre la metodología utilizada para estos casos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Esa metodología, denominada SOLVE, por sus siglas en inglés, contiene por un lado los elementos para poder integrar un diagnóstico, pero también es una guía puntual para identificar aquellas acciones que se pueden llevar a cabo una vez que ya se cuenta con el diagnóstico.

Este instrumento tiene que ver con recomendaciones o acciones ligadas a la reactivación física del trabajador (práctica de algún deporte), que se involucre en actividades culturales y que el empleado tenga posibilidades de descansar apropiadamente a efecto de estar en condiciones para desempeñar correctamente su actividad y con ello, incluso, evitar accidentes de trabajo.

El Subsecretario de Previsión Social explicó que con el PRONABET la STPS acompaña, apoya y asesora a los centros laborales en el proceso de detección de alguna problemática en la materia, y en el diseño de las acciones que les permitan contrarrestarla.

El número de trabajadores de empresas incorporadas al Programa suma más de 40 mil, y hay solicitudes de registro de 110 centros laborales, al darse cuenta de su importancia preventiva para atender las causas de los problemas que acarrea la exposición de los trabajadores a los factores psicosociales, y evitar que los mismos se conviertan en riesgo con perjuicio del trabajador, de su familia y de la productividad.

Entre las empresas ya registradas, destacan Whirpool con 10 mil, Cementos Moctezuma y Denso (con 5 mil cada una), IAC (3 mil 100), Ford Hermosillo (3 mil 75) y Súper del Norte (3 mil).

También están incorporadas al PRONABET instituciones de educación superior como las Universidades Nacional Autónoma de México (UNAM), Autónoma del Estado de México, de Morelos y de Nuevo León, así como la Universidad Del Valle de Atemajac, de Zapopan Jalisco, y el Instituto Tecnológico de Hermosillo, Sonora.

Del sector privado se encuentran la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX); Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA), Index Ciudad Juárez y Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera.

Entre los gremios sindicales están las Confederaciones de Trabajadores de México (CTM) y Regional Obrera Mexicana (CROM), y el Sindicato de Trabajadores de la Industria Azucarera.