Columnas La Greca

Al rescate del PRI

pri-roto

LA GRECA

Rescatar al PRI…¿ lo logrará Ochoa?

El mayor reto que va a enfrentar Enrique Ochoa Reza al frente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI es la deteriorada imagen de su partido. Aunque cuenta con una importante base leal que ofrece millones de sufragios, en algunas regiones del país los priistas han dejado de tener motivación para asumir su militancia y esto, como bien se sabe, tiene consecuencias porque en política los espacios vacíos siempre se llenan.

Por ello, es que un amplio sector de la población ya no reconoce en el priismo liderazgos respetables y por eso es que en muchos foros sus militantes son abucheados e incluso expulsados por militantes radicales de otras filiaciones políticas. Dicho de otra manera: la marca tricolor además de perder plazas electorales ha ido perdiendo la simpatía de amplios sectores poblacionales.

En este sentido llama la atención la decisión de Ochoa Reza de apuntarse como el médico que oxigenará al priismo. Tendrá sus razones el nuevo líder nacional priista y seguramente debe saber que la deslealtad, probada y señalada en los últimos años, difícilmente desaparecerá con su arribo. Por eso es que para sostenerse al frente del CEN-PRI requiere integrar un programa de acción que le permita cumplir el mayor de los retos imaginados en su carrera política: crear las condiciones para retener en las urnas la Presidencia de la República, que se disputará en el 2018.

ochoa En su discurso de toma de posesión, Enrique Ochoa reconoció esta adversidad. Se nos han acumulado nuevos y viejos problemas, dijo: “Tenemos que revisar tanto aciertos como errores, pero, sobretodo, poner sobre la mesa propuestas de solución constructivas, que ayuden a recuperar la confianza en nosotros mismos y la confianza de la sociedad en nuestro partido político”.

Era difícil esperarle oír lo contrario porque negar la crisis del partido lo habría desacreditado. Si bien, junto a la autocrítica abrió puertas de transición para superar esos retos. Por eso es que el análisis respecto a la viabilidad de que Ochoa Reza cumpla con su cometido necesita aquilatarse con la valoración de los distintos caminos que deben considerarse para alcanzar las metas. Desde mi perspectiva esto puede impulsarse tomando en cuenta cinco rutas de acción:

1.- MOVER A LA MILITANCIA, DEVOLVERLE LA VOZ

El PRI tiene un formidable basamento en su militancia. Aprovecharla implica generar condiciones para que recupere proyección territorial, pero, sobre todo, edificar una efectiva carrera de ascenso y reconocimientos a la participación, que respete méritos en la ocupación de cargos estatutarios o de elección popular.

2.- ACEPTAR LA REALIDAD PLURAL Y CRÍTICA DEL PAÍS

El sistema político está conformado por un complejo mosaico de ideologías, experiencias, lenguajes e identidades que se mueven y reclaman los beneficios del desarrollo. La fuerza de esta diversidad de formas y expresiones radica en la visión crítica con la que enfrentan sus requerimientos de inclusión social. El PRI también tiene una lectura de esa compleja realidad, pero solo una parte. Si lo entiende dejará de malgastar recursos tratando de unificar lecturas y visiones de un único país que se dispersa en su pluralidad.

3.- DEJAR DE ENTENDER AL PRI COMO UNA ESTRUCTURA ELECTORAL

Una de las debilidades del priismo es que se articula sólo cuando existen procesos electorales. En realidad dicho partido debería desplegarse como una maquinaria humana “todo terreno”; apta para movilizarse contra carestías, contra injusticias sociales, contra la violencia e inseguridad y contra demandas sociales como los feminicidios o embarazos de adolescentes. El potencial es muy grande.

4.- MIRAR MÁS ALLÁ DE LOS SECTORES; IDENTIFICAR AL CIUDADANO

Otro de los yerros que actualmente sacuden al priismo es la manera corporativa en que sus militantes son comprendidos. En la globalización cuentan las personas más que los grupos o sectores, los cuales por cierto ya no representan ni recogen las identidades emergentes o las maneras alternativas de organización y representación que la sociedad mexicana ha construido.

5.- DEBATIR EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

También afecta al priismo su renuencia a tomar micrófonos y plumas para dar la batalla ideológica y discursiva en las plataformas de los medios de comunicación y sobre todo en las redes sociales. Al hacerlo, sin embargo, debe unificar abordajes desde perspectivas modernas, incluyentes que sean viables.

No hay que perder de vista que Manlio Fabio Beltrones ya inició a moverse con sus ex compañeros de legislatura, un sector importante del  tricolor, que una vez más demuestra su lealtad al ex dirigente del PRI. Está claro: la guerra por la sucesión presidencial interna, ha comenzado. Los mismos dos grupos de siempre, por la lucha del poder.

Las malas lenguas dicen que la noche de las pasadas elecciones del 5 de junio, Peña Nieto, enojado, estalló contra Beltrones ante los inminentes resultados negativos en varios estados. Obviamente impuso al nuevo líder, hombre de su confianza, de su grupo. Desde ese momento, supo los retos para el tricolor, -aunque creo que aún no sabe el cómo- en la carrera presidencial.

El reto para rescatar al PRI existe, aunque complicado. Las elecciones estatales del 2017 probarán si puede hacérsele competitivo. No es la confianza del Presidente lo que Ochoa Reza necesita, sino la aprobación de los priistas, único basamento donde aún existe el coraje que puede renovarlo.

 

Cualquier comentario o sugerencia estoy a sus órdenes en columnalagreca@hotmail.com  donde con gusto recibo sus mensajes, me despido no sin antes agradecerles su interés y desearles un magnífico viernes y mejor  fin de semana.

FedericoCantú

#COMUMNALAGRECA

Sobre el Autor

Greca

Agrega un Comentario

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg