Sociales

6 hábitos que están dañando tu cuello

cuello

El dolor posterior en el cuello afecta a cerca del 67% de la población. ¿Formas parte de este porcentaje? ¿Sabes qué hábitos están dañando tu cuello? ¿Qué haces para evitar que la molestia persista?

Este dolor suele estar provocado por actividades relacionadas con movimientos repetidos o posturas prolongadas de la cerviz. Esto puede derivar en la sobrecarga, la lesión del ligamento o un espasmo de los músculos del cuello.

La mayoría de las veces, tienes hábitos que están dañando tu cuello. Quizás ni lo habías pensado o son situaciones que ya sabes que son negativas para la salud pero no las asocias al cuello.

Aquí te decimos cuáles son. Descúbrelos y cambia lo que sea necesario para tener una vida más cómoda y agradable.

Sedentarismo

La falta de actividad física perjudica a todo el cuerpo. El sedentarismo es uno de los hábitos que están dañando tu cuello porque interfiere en el metabolismo del disco intervertebral, que precisa de movimiento para mantener el equilibrio vital de las células.

Así como la estructura de la columna permite y facilita el movimiento, la ausencia de él, la lesiona. El resultado será un dolor a lo largo de la columna que sentirás particularmente molesto en el cuello.

La manera de evitar esto es moviéndote. Realizar cualquier actividad física es válido:

  • Caminar
  • Correr
  • Nadar
  • Bailar
  • Practicar yoga

Eso sí, recuerda no exigirte demasiado al inicio. Si ahora no haces ejercicio y de pronto quieres una rutina superintensa podrías lesionarte no solo el cuello, sino también las rodillas y columna.

Tener mala postura

El dolor en el cuello atormenta a muchas personas y la computadora puede ser apenas parte del problema. Muchas veces, los asientos de escritorio no soportan la curvatura natural de la columna vertebral.

 Debido al insuficiente soporte lumbar y falta de apoyo en los brazos, quienes trabajan frente a la computadora se ven forzados a curvarse e inclinarse sobre los asientos. Este es uno de los hábitos que están dañando tu cuello, porque se crea una curvatura en forma de “C” en la columna vertebral. El resultado es una presión adicional en la nuca y en los discos lumbosacros.

Lo ideal sería tener un lugar de trabajo adaptado ergonómicamente para que tu postura sea mejor y no afecte tu salud. Además, procura poner una alarma para que cada 30 0 40 minutos cambies de posición.

Esto va a permitir que:

  • La sangre fluya
  • Se mejore la circulación
  • La columna vertebral tenga la posibilidad de descansar

La postura también se ve afectada por otras situaciones. Factores como el uso de calzados inadecuados, cargar bolsas y mochilas muy pesadas también contribuyen a adoptar malas posturas.

Recuerda que no deberías transportar más de 10% de tu peso. Aunque a veces resulta difícil, debes tomar tus precauciones, en especial con los niños que a veces cargan mochilas con pesos muy elevados.

Fumar

El tercero de los hábitos que están dañando tu cuello seguro que ni te lo esperas. Desde el cáncer en los pulmones hasta la diabetes están ligados a fumar. Ahora puedes añadir a esta lista los: dolores crónicos en el cuello.

Fumar provoca la deshidratación de los discos de la espalda, en la nuca y acelera su proceso degenerativo. Esto puede ocasionar hernias discales o presión, que puede alterar el funcionamiento correcto de la columna vertebral. Este mal hábito también ocasiona la obstrucción de los vasos sanguíneos. Esto es preocupante porque, con el tiempo, llega menos oxígeno a la columna y a los discos.

¿Estás obsesionado con tu teléfono móvil?

Escribir mensajes de texto no solo lastima tus pulgares. Siempre que miras hacia abajo para usar tu celular, colocas mucha tensión sobre los músculos del cuello. Imagina un balón medicinal soportado en una “T” de golf. Tu cabeza pesa cerca de unos 5 kilos, por lo tanto, lleva mucho esfuerzo para volver a colocar de nuevo el balón medicinal en la “T”. Disminuir el tiempo frente a la pantalla y tomar el teléfono a nivel de los ojos son dos opciones para solucionar el problema.

Te excedes con el alcohol

No es sorpresa que dormir de forma extraña puede conducir a dolores en el cuello al día siguiente. Esto puede acontecer de vez en cuando, y la hipótesis aumenta si bebes de más.

Aquí está el porqué: las personas alteran su posición varias veces durante la noche, pero las personas intoxicadas tienden a moverse menos cuando están dormidas. Esto significa que el cuerpo puede quedar preso en una posición incómoda y tensa para tu cuello durante algún tiempo. Para evitar esto, bebe la cantidad de alcohol que no te haga perder control sobre ti.

Si te es posible, evita tanto como te sea posible las bebida alcohólicas.

Tu cama y almohada no son las adecuadas

Otro de los hábitos que están dañando tu cuello es dormir con demasiadas almohadas, o que sean demasiado suaves. Esto afecta el alineamiento de la cabeza con la espalda y, por tanto, el cuello. Un colchón suave es otro error, ya que crea puntos de presión en la columna. Uno muy duro tampoco sirve, porque la columna tiene curvaturas propias que se necesitan acomodar.

La elección correcta es un colchón firme y unas almohadas con un diseño ergonómico para mantener la cabeza alineada con la columna.

Evita los hábitos que están dañando tu cuello

¿Ya identificaste tus malos hábitos? Es momento de cambiarlos y darle un buen descanso a tu cuello.

Minuto a Minuto

Interesante

  • gucane.jpg
  • iebo.jpg